ETS, Infecciones Sexuales, VPH y Vacunación

Es importante acudir a las revisiones ginecológicas, realizando las exploraciones y pruebas complementarias en función de la incidencia de las patologías a cada edad

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que transmiten persona-persona a través del contacto sexual, incluyendo sexo vaginal, anal y oral.

Las causas de las ETS son las bacterias, parásitos y virus. La mayoría de las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres.

Más del 50% de las infecciones de transmisión sexual se producen en personas de entre 20 y 35 años.

La más frecuente es, sin duda, la infección genital por el Virus del Papiloma Humano (VPH), y seguidamente otras como la infección por chlamydia, sífilis, gonorrea, herpes genital o VIH.

El uso correcto del preservativo reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de adquirir y contagiarse de una ETS.

Todas las infecciones de transmisión sexual tienen tratamiento, en unas (como es el caso de las bacterias, protozoos y parásitos) es posible erradicar el microorganismo que las provoca, y en otras como es el caso de los virus (VIH, VPH y herpes) se puede controlar su replicación.

TIPOS DE ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

 

CLAMIDIA

Las infecciones por Chlamydia trachomatis en etapa temprana a menudo causan pocos signos o síntomas, o ninguno. Incluso cuando se producen signos y síntomas, suelen ser leves, lo que hace que sean fáciles de pasar por alto. Los signos y síntomas de la infección por Chlamydia trachomatis pueden incluir: micción dolorosa, flujo vaginal en mujeres, secreción del pene en hombres, dolor durante las relaciones sexuales en mujeres, sangrado entre períodos menstruales y después del sexo en mujeres, dolor testicular en hombres.

GONORREA

En las mujeres, los primeros síntomas de gonorrea generalmente son leves. A medida que pasa el tiempo, puede provocar hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento de las secreciones vaginales. De no tratarse, puede provocar la enfermedad inflamatoria pélvica, que causa problemas en el embarazo e infertilidad.

HERPES GENITAL

El herpes genital es una ETS causada por dos tipos de virus. Estos virus se llaman virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2). La mayoría de las personas que tienen herpes no presenta síntomas o si los tiene son muy leves. Las llagas del herpes por lo general se ven como una o más ampollas en los genitales, el recto o la boca, o a su alrededor. Las ampollas se abren y dejan llagas dolorosas que pueden tardar una semana o más en curarse. A estos síntomas a veces se les conoce como “tener un brote”. La primera vez que una persona tiene un brote es probable que también presente síntomas similares a los de la influenza (gripe) como fiebre, dolores corporales e inflamación de glándulas. Las personas que presentan un brote inicial de herpes pueden tener otros brotes, especialmente si están infectadas con el VHS-2. Los siguientes brotes generalmente duran menos tiempo y son menos graves que el primero. Aunque la infección permanece en el cuerpo por el resto de la vida, la cantidad de brotes tiende a disminuir con los años.

SÍFILIS

A la sífilis se la llama “la gran imitadora” porque tiene muchísimos síntomas posibles y muchos de estos se parecen a los síntomas de otras enfermedades. La lesión que produce la sífilis llamada «chancro» que aparece justo después de infectarse por primera vez no produce dolor. Si la enfermedad no se diagnostica y evoluciona puede aparecer una erupción en la piel y fiebre y con el paso de los años puede llegar a causar alteraciones neurológicas.

VIH (Virus de la inmunodeficiencia humana):

Es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada. Dentro de las 2 a 4 semanas al principio de la infección por el VIH, en algunos casos, las personas pueden sentirse enfermas como si tuvieran la gripe y esto puede durar algunas semanas. Pero las personas con infección aguda a menudo no saben que están infectadas porque podrían no sentirse mal de inmediato. Después el VIH sigue activo, pero se reproduce a niveles muy bajos, y las personas podrían no tener ningún síntoma ni sentirse enfermas. Si el paciente recibe medicamentos para tratar el VIH llamados Tratamiento Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA), esta fase puede durar varias décadas y no llegar a desarrollar nunca la fase de SIDA en la cual debido a un sistema inmunitario muy debilitado aparecen infecciones y neoplasias.

 

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

 

El virus del papiloma humano forma parte de un grupo de virus de la familia de los Papillomaviride. Se han identificado más de 150 serotipos diferentes de VPH.

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es  la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en ambos sexos; se estima que aproximadamente entre un 70 – 80% de la población sexualmente activa puede resultar infectada por algún tipo de VPH.

La conducta sexual es un factor que determina el riesgo de infección. La precocidad en las primeras relaciones sexuales se asocia a mayor riesgo de infección así como el número de compañeros sexuales (por cada compañero sexual se incrementa ese riesgo del 3-5 %).

Tanto el hombre como la mujer pueden ser portadores asintomáticos por lo tanto pueden contagiar el virus durante las relaciones sexuales. Hasta un 80 % de las mujeres se habrán infectado por lo menos con un tipo de VPH a lo largo de toda su vida.

En la actualidad, no existe duda entre la relación existente entre el VPH y el cáncer de cuello uterino. El VPH es causa necesaria, aunque no suficiente, para la producción del cáncer de cuello uterino, ya que es necesario que coexistan otros factores.

Entre los que afectan el tracto genital existen unos de alto riesgo (u oncogénicos) que pueden producir tumores anogenitales y en la esfera otorrinolaringológica, y los de bajo riesgo que producen los condilomas o verrugas genitales.

Se han detectado 15 tipos de alto riesgo, siendo los tipos 16 y 18 los responsables del 70 % de todos los cánceres de cérvix. Globalmente, los tipos 16, 18, 45, 31, 33 y 52 son responsables de más del 85 % de los casos.

Es importante diferenciar entre la infección y la enfermedad, ya que sólo un pequeño porcentaje de las personas infectadas va a presentar manifestaciones clínicas.

Dado que no existe tratamiento que erradique el virus, lo más importante será la prevención (vacunas), y los controles ginecológicos que incluyan citología y determinación del VPH, para que cuando aparezcan sus manifestaciones clínicas (condilomas, displasias, etc.) haya posibilidad de actuación.

VACUNACIÓN VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

 

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) protege contra la infección por ciertas cepas del VPH.

El VPH puede causar cáncer cervical y verrugas genitales y también ha sido asociado con otros tipos de cánceres, incluso de vagina, de vulva, de pene, de ano, de boca y de garganta.

La vacuna contra el VPH protege contra algunos de los tipos de VPH que causan la mayoría de casos de cáncer cervical.

Las vacunas frente al VPH han demostrado una alta eficacia y efectividad en la prevención de la infección por el VPH, así como de las lesiones benignas y premalignas. La inmunización generalizada con la vacuna contra el VPH podría reducir el impacto del cáncer de cuello uterino en todo el mundo.

Lo ideal sería que las mujeres se vacunaran antes de que comiencen su actividad sexual y estén expuestas al VPH. Las mujeres sexualmente activas también se pueden beneficiar de la vacuna.

Aunque la mayoría de ellas pueden haber estado expuestas a uno o más de los tipos de VPH contra los que protege la vacuna, son pocas las mujeres jóvenes sexualmente activas que están infectadas con todos los tipos de VPH contra los que protege la vacuna. Además, la inmunidad producida de manera natural frente al VPH es muy poco duradera y la mujer podría reinfectarse por la misma cepa pasado un tiempo, a diferencia de la inmunidad creada por la vacuna que se ha demostrado ser de larga duración.

Escríbenos un Comentario

Si tiene alguna pregunta, no dude en contactarnos a través del siguiente formulario.
Estaremos encantados de poder atenderle
∇ No atendemos consultas médicas por el formulario de contacto; para ello disponemos del servicio de CONSULTA ONLINE (si no dispones de credenciales todavía, llámanos al 876 614 000 y os los facilitaremos) ∇

RESPONSABLE: CENTRO MATERNO INFANTIL ROSALES (SERVICIOS INTEGRALES PEDIATRICOS SLP – B99556797 y GINECOLOGIA ROSALES SL- B99554404 ), FINALIDAD: Llevar a cabo prestación de servicios de sanidad, Resolver consultas., LEGITIMACIÓN: consentimiento del interesado y ejecución de servicio, DESTINATARIOS Se ceden los datos a Asesor legal, Desarrollador web, aseguradoras, centros colaboradores y lo que la ley lo disponga, DERECHOS: Puede ejercitar sus derechos de Acceso, Rectificación y Supresión de los datos, así como otros derechos, como se explican en nuestra política de privacidad, en la dirección de pediatría@maternoinfantilrosales.es y/o ginecología@maternoinfantilrosales.es INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede obtener más información sobre como tratamos sus datos personales en nuestra política de privacidad

8 + 8 =

Ludwig Van Beethoven 70-72
50012 Zaragoza

Teléfono
876 614 000

Urgencias:
HC Miraflores (pediatría)
Viamed Montecanal
(Ginecología): 876 241 818